Cascadas de Islandia

Viajar a Islandia, la tierra del fuego y del hielo, supone adentrarnos en un país de una naturaleza extrema y espectacular. Así lo atestiguan sus volcanes, muchos de ellos activos, y sus glaciares. Además, cuenta con numerosas cascadas que interrumpen de manera abrupta el curso de sus ríos, y son precisamente estas maravillas de la naturaleza las protagonistas de esta entrada.

Con estas credenciales no es de extrañar que Islandia se haya puesto de moda en los últimos años, a lo que también han ayudado las aerolíneas low cost que han abierto cada vez más rutas directas a la capital, Reikiavik.

fiordos-del-este2
FIORDOS DEL ESTE

Así, los turistas han acudido a la llamada de la naturaleza de este pequeño país insular, situado a medio camino entre la europa continental y Groenlandia, y que fue colonizado por los vikingos desplazados desde Noruega en el último cuarto del siglo IX.

Pero el primer noruego que pisó Islandia no lo planeó ya que el proscrito Nadd-Odd partió en el año 860 de Noruega rumbo a las Islas Feroe y fue la acción del viento la culpable de desviar el curso de su embarcación que finalmente recaló en Islandia. Fue entonces cuando los pocos monjes irlandeses que poblaban la isla huyeron despavoridos y propiciaron el posterior asentamiento vikingo. Así, entre los años 870 y 930 unos 20.000 ‘hombres del norte’ se asentaron en Islandia.

ÁSBYRGI

Siglos más tarde el país sería invadido de manera pacífica por hordas de turistas armados con mochilas y cámaras fotográficas. Uno de los responsables del boom turístico que vive Islandia en estos momentos es un volcán de nombre impronunciable, el Eyjafjallajökull, que catapultó al país a los titulares de una manera no vista desde el estallido de la burbuja financiera un par de años antes. De hecho, el volcán cuyo nombre no puedo pronunciar provocó el cierre del espacio aéreo del norte de Europa en abril de 2010 dejando en tierra a cientos de miles de pasajeros.

JÖKULSÁRLÓN

En aquel año el país recibió menos de medio millón (459.252) de turistas extranjeros, lo cual ya era una cifra respetable si la comparamos con sus 330.000 habitantes. Desde entonces, el crecimiento ha sido constante y parece no haber tocado techo todavía. Así, en 2014 ya se había más que duplicado la cifra de turistas de cuatro años antes al alcanzar los 969.181.

En 2015, más de un millón doscientos mil (1.261.938) turistas arribaron a la tierra del fuego y del hielo batiendo otro récord histórico que no ha durado más de un año ya que en 2016 se registraron 1.767.726 turistas. Tras analizar el imparable crecimiento del sector turístico solo cabe esperar que se gestione con inteligencia para que no se convierta en una nueva burbuja.

CASCADA

Yo fui uno de los 969.181 turistas que visitaron Islandia en 2014. Para ello elegí un viaje organizado por Tierras Polares y a continuación os presento algunas de las cascadas más espectaculares que vimos en nuestro recorrido. Como en cualquier lista, son todas las que están pero no están todas las que son.

  • Dettifoss

La primera de la lista es mi favorita, Dettifoss. Es la cascada más poderosa de Europa y nos damos cuenta de ello en el momento en que nos acercamos a este monstruo de la naturaleza y sentimos el rugido de los quinientos metros cúbicos de agua que cada segundo caen desde una altura de 45 metros a lo largo de los 100 metros de ancho que tiene el curso del río Jökulsá en este punto.

DETTIFOSS

Esta brutal caída de agua no podía pasar desapercibida para el séptimo arte y así Ridley Scott escogió Dettifoss para la secuencia inicial de su película Prometheus en 2012. De hecho, el poder hipnótico de esta catarata es tal que podríamos quedarnos horas contemplando el espectáculo.

DETTIFOSS
  • Selfoss

Si visitamos Dettifoss, no cabe duda de que nos acercaremos a Selfoss, ya que también se encuentra sobre el curso del Jökulsá, en este caso unos cientos de metros río arriba. También es un salto de agua espectacular pero como se encuentra al lado de Dettifoss nos puede saber a poco. Por eso, lo mejor es empezar la visita con esta cascada para reservarnos la visita a su hermana mayor para el final.

SELFOSS
  • Hafragilsfoss

Hafragilsfoss completa la tríada de cascadas del río Jökulsá. Se sitúa unos kilómetros río abajo de Dettifoss en pleno cañón de Jökulsárgljúfur. Tiene una caída de casi treinta metros y el vapor de agua que levanta al salvar el desnivel es la mejor prueba de su poderío.

HAFRAGILSFOSS
  • Godafoss

Está situada en el norte de la isla, cerca de Akureyri, que con sus 20.000 habitantes es la segunda mayor aglomeración urbana de Islandia tras la que conforman Reikiavik y las poblaciones de su área metropolitana. Godafoss se forma en un desnivel de doce metros que tiene el río Skjálfandafljót.

GODAFOSS

La Cascada de los Dioses recibe este nombre porque, según relatan las sagas islandesas, en este lugar el hombre de leyes Ljósvetningagodi arrojó las estatuas de los dioses paganos vikingos cuando Islandia se convirtió oficialmente al cristianismo en el año 1.000.

GODAFOSS
  • Gullfoss

Se encuentra cerca de Reikiavik y es unos de los atractivos principales de la ruta turística que se conoce como el círculo de oro. Por esta razón es la que cuenta con mayor infraestructura turística así como con senderos bien preparados.

gullfoss2
GULLFOSS

La Cascada Dorada está formada por dos saltos de agua sobre el río Hvítá de 11 metros y 21 respectivamente y en un día soleado podemos deleitarnos observando el arcoiris que se forma entre el vapor de agua.

  • Seljalandsfoss

Seljanlandsfoss es una de las cascadas más pintorescas de Islandia y una de las más accesibles, ya que se encuentra sobre la carretera que circunvala la isla al sureste de la capital.

SELJALANDSFOSS

El agua cae desde una altura de sesenta metros pero lo que hace especial y única a esta cascada es el sendero que nos permite caminar detrás de la cortina de agua. Es una de las más populares de Islandia.

SELJALANDSFOSS
  • Gljufrabui

Gljufrabui se encuentra muy cerca de Seljalandsfoss así que lo normal es que combinemos la visita de ambas cascadas. Desde lejos tan solo se alcanza a ver la parte alta de la caída de agua ya que el resto se encuentra oculta por las rocas.

GLJUFRABUI

De hecho, es necesario que caminemos por un sendero oculto entre las rocas para disfrutar del resto del espectáculo lo que convierte esta cascada en un lugar mágico lleno de encanto.

GLJUFRABUI
  • Svartifoss

Svartifoss está dentro del Parque Nacional de Vatnajökull, que es el mayor de los tres parques nacionales que hay en Islandia al contar con una superficie protegida que supone casi una séptima parte del país, unos 14.000 kilómetros cuadrados aproximadamente.

SVARTIFOSS

La Cascada Negra recibe este nombre por el color de las columnas de basalto de origen volcánico que la rodean. Para llegar hasta ella hay que hacer un trekking de algo menos de 6 kilómetros, contando el camino de regreso, que no debería llevarnos más de dos horas ya que es de dificultad baja. A lo largo del camino nos toparemos con otras cascadas.

SVARTIFOSS
  • Glymur

Glymur es la cascada más alta de Islandia y para llegar hasta ella tenemos que hacer un trekking bastante exigente en algunos tramos aunque si no queremos ascender hasta el nacimiento de la caída podemos quedarnos en un mirador intermedio desde donde es posible contemplar como el agua se despeña desde casi doscientos metros de altura al río Botnsá, que discurre encajonado entre las rocas en un estrecho cañón.

CASCADA GLYMUR

Se cual sea la caminata por la que optemos será igual de gratificante porque nunca resultó más cierto que el camino es igual de importante que el destino: subimos la montaña, bajamos, cruzamos el río, volvemos a subir, vemos otras cascadas y disfrutamos de unas vistas increíbles del Fiordo de Havalf.

RÍO BOTNSÁ
  • Hraunfossar

Hraunfossar está al norte de Reikiavik, en la parte oeste de Islandia, y en este lugar podemos ver cómo una multitud de pequeños saltos de agua vierten sus aguas al río Hvitá en una elegante coreografía dirigida por la madre naturaleza.

HRAUNFOSSAR

Estas Cascadas de Lava no cortan el curso del río sino que el agua se filtra a través de las rocas volcánicas de un campo de lava y caen sobre la margen derecha del río en numerosos saltos creando una de las imágenes más bellas de Islandia.

HRAUNFOSSAR
  • Skógafoss

Acabo esta enumeración con Skógafoss, una de las cascadas más fotogénicas de Islandia, con su caída de sesenta metros al río Skógá, cuya belleza me cautivó.

SKÓGAFOSS

Hay un camino con escaleras que nos lleva hasta la cima que tenemos que subir si queremos disfrutar de las vistas y que nos deparará numerosas oportunidades para practicar nuestras habilidades como fotógrafos. Además, si disponemos de tiempo es posible continuar por un sendero que sigue el curso del río.

SKÓGAFOSS

 

 

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s